Al único doctor en Economía de Chicago que no es un Chicago Boy, y autor de 21 libros, no le preocupa que digan que hay parlamentarios que están escuchando su opinión disidente sobre la Reforma Tributaria. Una propuesta que, insiste, va en la dirección contraria al apoyo a la inversión y las pymes. Asegura que, si eso fuera así, el Gobierno podría gastar 81 millones de dólares en la integración para esas pequeñas y medianas empresas y no casi US$ 800 millones en beneficiar a la clase más acomodada. Aquí las razones de sus insistencia en que la política lo escuche.

1
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by